Manuel Granero

Valencia tuvo un torero con sensibilidad armónica. Un torero… que aunaba musicalidad y porte, modales y gentilezas, condiciones y sutilezas. Un torero… que tuvo cualidades para ser el primer violín del escalafón filarmónico taurino, pero la fatídica disonancia del Veragua Poca Pena, desgarró todas las cuerdas sonoras de su evolución sinfónica, dejándolo inerte de sonoridad con poco más de 20 años.  

img_0027

Manuel Granero en La Monumental de Barcelona

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: