Los Martes, Toros ABC

imagesCACCFLPMEn Barcelona hay aficionados que hacen de su pasión por la Fiesta una auténtica devoción. Uno de ellos es José Luis Cantos, que ya ha dejado en negro sobre blanco la historia de la Monumental, una magna biografía de la plaza barcelonesa en tres tomos, que sorprende por la minuciosidad del relato de todo lo acontecido sobre el ruedo de la Ciudad Condal en sus más de cien años de existencia.

José Luis Cantos también ha recuperado, en un interesantísimo volumen, las conversaciones radiofónicas del crítico Antonio Santainés con grandes figuras del toreo, y ahora nos sorprende con un entrañable hallazgo sobre uno de los toreros más destacados y más importantes en la historia de la tauromaquia: José Gómez, Joselito el Gallo.

Nos cuenta el biógrafo de la Monumental que está trabajando en un próximo libro que abordará las últimas veinticuatro horas de Joselito, y en la búsqueda de datos se enfrascó en encontrar la fastuosa carroza mortuoria que trasladó los restos mortales del torero muerto en Talavera por las calles de Madrid. Unas imágenes en blanco y negro que definen perfectamente el duelo que se vivió tras la tragedia del inmortal “Rey de los Toreros”, muerto por un toro en la arena.

Las pesquisas le llevaron al Museo de Carrozas Fúnebres de Barcelona, instalado desde 2012 en uno de los accesos al cementerio de Montjuïc; y allí se topó con la Grand Doumont, una impresionante reliquia de majestuosa expresión barroca. No había dudas, allí estaba el carruaje, que, tirado por caballos, trasladó el cuerpo del infortunado diestro desde su domicilio madrileño en la calle Arrieta, hasta la estación de Mediodía, camino de Sevilla, en mayo de 1920.

La Grand Doumont también fue la carroza mortuoria del periodista Mariano de Cavia, unos meses después de la muerte de Joselito, y del torero valenciano Manuel Granero, muerto en la plaza de Madrid en la primavera de 1922. Y, cosas del destino, ahora luce en Barcelona.

rrr

Ángel González Abad

de José Luis Cantos Torres

Revista 6 TOROS 6

La revista 6TOROS6 se hace eco del hallazgo que un servidor hizo, de la carroza fúnebre de Joselito el Gallo. Posteriores trabajos de investigación, me han revelado que Mariano de Cavia y Manuel Granero, también fueron transportados por La Gran Doumont.

Carr

Revista 6 TOROS 6

de José Luis Cantos Torres

La Carroza Fúnebre de Joselito

Con el fin de documentar la información que revelará mi próximo libro “Las Últimas 24 Horas de Joselito El Gallo”, decidí emprender una búsqueda sin descanso, para intentar localizar aquella fastuosa carroza fúnebre, que quedó inmortalizada el día 18 de mayo de 1920, cuando un camarógrafo de cine grabó su paso por las calles de Madrid, con los restos mortales del titánico torero de Gelves. La tenaz investigación de más de dos meses, por archivos, hemerotecas, administraciones públicas y privadas, oficinas de distintos servicios funerarios de Madrid o Barcelona, la llevé a cabo siendo muy consciente, que tenía un alto índice de posibilidades de fracasar en el intento, ya que el inevitable paso del tiempo y la dejadez histórica de algunas instituciones de este país, son una carcoma mortal para la conservación de míticos patrimonios.

El caso, es que no desistí en el empeño y descartando Madrid como el posible lugar de encuentro, tomé como nueva referencia el entierro del alcalde de Madrid, Enrique Tierno Galván, donde se dispuso para el traslado, una carroza imperial que se envió desde Barcelona. Este dato capital, me llevó a un desconocido Museo de Carrozas Fúnebres de Barcelona, situado desde el año 2012 en la calle de la Mare de Déu del Port, número 56, justo en una de las entradas del Cementerio de Montjuic. Al revisar las 13 carrozas fúnebres, los 6 carruajes para acompañantes y los 3 vehículos a motor que componen la sorprendente colección, me quedé asombrado al distinguir entre las fabulosas reliquias, La Grand Doumont, la carroza fúnebre que transportó a Joselito desde su casa madrileña de la calle Arrieta, a la Estación del Mediodía, de donde salió para ser enterrado en Sevilla.

Sin perder ni un minuto de tiempo, me puse en contacto con el Museo para informarme de su horario y la siguiente llamada tuvo como destinatario a don Fernando del Arco, el decano de los aficionados taurinos de Barcelona y uno de los mayores bibliófilos taurinos del mundo. Le comenté que quería compartir con él, un gran hallazgo relacionado con Joselito El Gallo.

Una vez fijado el día y la hora del encuentro, nos fuimos junto a mi mujer Sonia, a conocer el sordo testimonio de una fabulosa carroza, que guarda en su señorial semblante, la memoria de aquel trágico día de primavera. Toda su magnificencia barroca, evoca la tristeza vivida y el estupor infinito que invadió toda España.

Ver el letargo de una carroza que transportó el cuerpo inanimado de una figura insólita, como fue Joselito El Gallo, produce una emoción estremecedora, que sorprende por su recuerdo inolvidable.

Si visitan Barcelona, no pierdan la oportunidad de conocer la carroza fúnebre de Joselito El Gallo.

José Luis Cantos Torres

Presentación1

La Grand Doumont a través del tiempo.

Presentación11

Un servidor con don Fernando del Arco.

Presentación111

El señorío de La Grand Doumont.

de José Luis Cantos Torres

3ª Capítulo: Armillita Chico

Las Grandes Faenas de La Monumental de Barcelona, producción y composición musical de José Luis Cantos Torres. Tercer Capítulo, Fermín Espinosa Armillita y el toro Ruidosillo del Conde de la Corte, 24 de septiembre de 1934.

de José Luis Cantos Torres

Librería Rodríguez

Vaya pedazo de detalle de La Librería Rodríguez, exponer mi último libro durante el rodaje del programa Al Toro por los Cuernos de Domingo Delgado de la Cámara. Menuda dicha para mí ser obsequiado de esa manera y en la Librería por excelencia, donde la tauromaquia adquiere rango y aristocracia alejandrina. No sabes cómo te agradezco tal distinción Carlos, te estoy muy… pero que muy agradecido.

EEE

de José Luis Cantos Torres

Joselito El Gallo 2020

En homenaje y conmemoración de la dramática muerte de Joselito el Gallo en Talavera, el músico y escritor José Luis Cantos Torres, está dando forma a una minuciosa evocación de lo que fueron las últimas 24 horas de aquel gigantesco torero. El original y documentado trabajo de José Luis, se verá plasmado en un detallado libro con todos los hechos acaecidos y en una conferencia de exquisita escenificación, que seguirá los últimos pasos que dio aquel torero inolvidable. Ambos trabajos verán la luz el próximo año 2020, coincidiendo con el trágico centenario del suceso.

Promo 1

de José Luis Cantos Torres

Domingo Ortega

Coincidiendo con el XXXI Aniversario de la muerte del maestro de Borox Domingo Ortega, les dejo un pedazo de la historia extraído del Archivo Documental de mi estimado don Antonio Santainés Cirés.

D. Ortega

de José Luis Cantos Torres

Manuel Granero

Valencia tuvo un torero con sensibilidad armónica. Un torero… que aunaba musicalidad y porte, modales y gentilezas, condiciones y sutilezas. Un torero… que tuvo cualidades para ser el primer violín del escalafón filarmónico taurino, pero la fatídica disonancia del Veragua Poca Pena, desgarró todas las cuerdas sonoras de su evolución sinfónica, dejándolo inerte de sonoridad con poco más de 20 años.  

img_0027

Manuel Granero en La Monumental de Barcelona

 

de José Luis Cantos Torres

ANGELITOS DE BLANCO ESPERANZA

En la parte norte de la ciudad de Badalona, siguiendo una corta carretera que serpentea por el pequeño valle que conforma la parte baja de la Sierra de Marina, se llega al Hospital de Can Ruti, un centro sanitario donde verdaderos angelitos vestidos de blanco, velan día a día y hora a hora, por la salud de muchas personas que se ven maltrechas por la afección de alguna dolencia. Aquellos querubines de blanca e impoluta vestidura, hacen frente con todos los medios a su alcance, a los males que debilitan la inmunidad humana, entregando en ello muchas horas de su vida existencial. El nombre de ilustres doctores como, Tarrats, Sastre, Espín, Pardo, Balañá, Romeu, Navinés, Borisova, etc… es un regalo divino para los seres humanos que buscan la sanación de sus dolencias en esta vida terrenal. El prodigio de su ciencia, fruto de muchísimas horas de estudio y formación, hace de estos hombres y mujeres, unos seres meritorios de todo tipo de elogio social, algo que el conjunto de las personas que acuden al centro hospitalario, tendrían que saber reconocer y valorar. La gratitud pública y el agradecimiento personal hacia estos ángeles terrenales, también hay que trasladarlo con toda su amplitud a planta, porque en sus dependencias, el sensacional salvoconducto que ofrecen enfermeras y auxiliares, es un remanso de atención, cuidado y comprensión hacia el paciente, una imagen agradable y simpática, que hace de la dura estancia hospitalaria, una llevadera existencia colmada de cuidados. Concretamente en la sexta planta de cirugía o en la segunda donde se ubican los quirófanos, nombres como los de Ana, Patricia, Sara o Muntsa, entre otros, representan un esperanzador baluarte anímico, para un momento de delicada comprensión mental. Si tuviéramos que definir algún milagro tangible y de contrastada veracidad, sin duda alguna podríamos poner de ejemplo, los que hacen a diario, aquellos angelitos de blanco esperanza que habitan en la falda de la Sierra de Marina.

Su abnegada dedicación les honra como seres humanos extraordinarios.

Muchas gracias a todos los profesionales médicos, que hacen posible el milagro de la ciencia.

José Luis Cantos Torres

Can Ruti

de José Luis Cantos Torres